Una nueva mirada al Txakoli

Hoy en día, el Txakoli (o Chacolí en español, pronunciado igual: chak-ko-lee), se define como el vino de calidad producido en tres denominaciones de origen en el País Vasco. Esta es una definición reciente; detrás hay una historia dramática, aunque con un final feliz.

Hasta la segunda mitad del siglo XIX, el txakoli era un vino muy conocido y apreciado en el País Vasco, en el extremo norte de España. Los vinos tintos y blancos de Vizcaya y Álava, así como de Guipúzcoa (principalmente blancos) fueron alabados por ilustres visitantes y cotizados a buenos precios. Luego, el oídio (mildiú polvoroso) llegó a la región en 1853, haciendo antieconómico el cultivo de la vid en una zona tan húmeda. Se abandonó por completo la producción de vino tinto y se restringió el vino blanco a Getaria, donde los viñedos frente al mar resistieron mejor a la plaga.

Desplácese hacia abajo para ver las notas de cata y las puntuaciones del mejor txakoli de Ballesteros Torres

El txakoli se convirtió en un producto local, de precio económico y muy bajo en alcohol (8%-11%), con cierta acidez y burbujas (consecuencia de un rápido embotellado). Los vascos le tenían cierto cariño, pero nadie lo consideraba un vino serio. La Ley del Vino española de 1970 definió el txakoli como un vino elaborado con uvas “que normalmente no pueden alcanzar la plena madurez” debido a las limitaciones climáticas. Esta fue una medida de protección para asegurar la producción regular de Txakoli; de lo contrario, no podría clasificarse legalmente como vino, ya que muchas veces las botellas no alcanzaban el nivel mínimo legal de alcohol.

Renacimiento del txakoli

En la década de 1990 todo cambió. Salieron a la luz nuevas personas, nuevas ideas y más ciencia y ambición. El renacimiento del txakoli empezó en Bizkaia, un territorio donde la producción era casi inexistente. Reconocidos expertos aportaron modernos sistemas de espaldera, viticultura de precisión, conocimiento de suelos y clima, y ​​mucha experimentación, que dieron como resultado una nueva generación de vinos. Los productores utilizaron sus habilidades a la hora de comprender y aprovechar el potencial de las variedades autóctonas desde una nueva perspectiva, en lugar de importar variedades extranjeras.

Lo lograron. Hoy en día, las uvas maduran con regularidad, con niveles de azúcar entre el 10,5% y el 13% (en algunos casos incluso más), conservando la acidez crujiente que es la tarjeta de presentación del txakoli.

Los productores están desarrollando una diversidad de estilos de vino: desde la máxima sencillez y frescura hasta perfiles complejos marcados por las lías e incluso el contacto con el roble. Sin embargo, la mayoría de ellos conservan un carácter vasco genuino, matizado por algunas diferencias entre las tres denominaciones.

Uvas de la región

La mayor parte del Txakoli (90%) se elabora con la variedad de uva autóctona Hondarrabi Zuri. Esto es genéticamente idéntico a la uva Courbu, que se encuentra en Jurançon, en la región vasca del suroeste de Francia, donde generalmente se usa en mezclas con Petit Courbu y Gros Manseng.

En el pasado había muchas otras variedades. Algunos expertos piensan que el nombre Hondarrabi Zuri sugiere una familia de variedades más que una sola (zuri significa ‘blanco’ en euskera). Mientras tanto, la autoridad ampelográfica, el Dr. José Vouillamoz, afirma que otras dos variedades de uva, Crouchen y Noah, también se identifican como Hondarrabi Zuri en el País Vasco.

Los vinos Hondarrabi Zuri suelen ser moderadamente aromáticos, bastante bajos en alcohol y altos en acidez. La uva se mezcla ocasionalmente con otras variedades, tanto vascas como internacionales, aunque la mayoría de los vinos son monovarietales.

Los productores de Txakoli de hoy en día están cada vez más abiertos a experimentar con otras variedades. Cada vez se utilizan más Hondarrabi Zuri Zerratia (Petit Courbu), Mune Mahatsa (Folle Blanche) e Izkiriotas (Petit y Gros Manseng). También es posible agregar hasta un 20% de algunas variedades internacionales (Riesling, Chardonnay y Sauvignon Blanc) a las mezclas, aunque personalmente encuentro muy poco interés en los vinos elaborados de esta manera.

También está el txakoli tinto, elaborado mayoritariamente con uva Hondarrabi Beltza (beltza significa ‘negra’ en euskera), muy ligada genéticamente a la cabernet franc. De hecho, el prestigioso experto francés Roger Dion afirmó que el Cabernet Franc tiene su origen en el País Vasco.

Actualmente se producen volúmenes pequeños, pero crecientes, de txakoli tinto. Los vinos tienden a ser de color oscuro, alta acidez y estructura firme. Los aromas a cassis y pimienta son bastante típicos, lo que confirma la relación familiar con los Cabernets. Estoy convencido de que el txakoli tinto es una futura estrella, una noción que está avalada por registros históricos. A principios del siglo XIX, los vinos tintos de Balmaseda en Vizcaya gozaban de especial renombre, pero desaparecieron con la llegada del oídio.

Trío de denominaciones

Existen tres denominaciones de Txakoli, en cada una de las tres provincias vascas. La primera en crearse fue Getariako Txakolina (o Chacolí de Getaria) en 1989. En su momento, fue la única con volúmenes de producción relevantes. Cerca del 95% de sus viñedos se encuentran muy cerca o directamente frente al mar Cantábrico (Golfo de Vizcaya), a menudo plantados en pendientes pronunciadas de especial belleza.

Actualmente hay plantadas unas 400ha, la mayoría con Hondarrabi Zuri. Los vinos de Getariako Txakolina tienen una acidez muy superior a los de las otras dos denominaciones, a menudo acompañada de una salinidad particular. Incrustan un recuerdo del océano que es pasado por alto por sus vides. Los vinos clásicos de Getaria suelen ser bajos en alcohol (10,5%-12%), aunque en los estilos más nuevos se está convirtiendo en la norma una cosecha más tardía.

Aunque Bizkaiko Txakolina (o Chacolí de Vizcaya) se creó más tarde (en 1994) dentro de un área de viñedo mucho más pequeña, ahora es la denominación más próspera. Hay una gran diversidad de suelos y microclimas en este espacio relativamente pequeño de 425ha, y la influencia del océano varía considerablemente. Como se ha dicho, aquí empezó la revolución de la calidad del txakoli, que se refleja en la variedad de estilos y el talante más aventurero de los productores.

Las subregiones más expuestas al océano, como Bakio o Urdaibai, suelen producir vinos frescos pero completamente maduros, mientras que las zonas interiores como Durangaldea (o Duranguesado) y Enkarterri (o Las Encartaciones) proporcionan vinos con cuerpo. En mi opinión, es probable que estos últimos estén en el corazón del txakoli tinto de alta calidad en el futuro.

Bizkaiko Txakolina también ha sido objeto de una importante inversión. Las bodegas están completamente modernizadas y los viñedos suelen ser más grandes que en las otras dos denominaciones, a pesar de los altos precios de la tierra. Además, los vinos se pueden encontrar más fácilmente en los mercados internacionales.

Arabako Txakolina (o Chacolí de Álava) es la denominación más pequeña (unas 100ha) y la más joven (fundada en 2002). Se concentra en un área pequeña, con un clima más continental. Solo seis bodegas están registradas, algunas de ellas muy pequeñas. Sin embargo, es un estilo muy prometedor, con vinos que tienden a ser redondos y pueden adquirir más complejidad con un contacto prolongado con las lías y, en algunos casos, con una crianza en roble.

burbujeando bajo

La mayoría de los vinos de txakoli se elaboran para beberse jóvenes, pero algunas opciones modernas salen al mercado a los tres o cuatro años, con una calidad notable. La acidez fresca y la sequedad del txakoli también aseguran que el vino se mantenga bien en botella durante algún tiempo. No sería una sorpresa para mí si algunos txakolis se consideran dignos de una larga guarda en el futuro.

El prestigio internacional de la gastronomía vasca ha sido sin duda un gran impulsor de la revolución del txakoli, con botellas apareciendo en las cartas de vinos de restaurantes de gran prestigio. Además, los estilos de txakoli, siempre genuinamente frescos, a menudo bastante distintivos y discretamente aromáticos, con alcohol moderado, tienen un atractivo internacional real.

Sin embargo, la muy pequeña superficie de viñedo, con un potencial de expansión muy limitado, hace que el Txakoli siempre esté posicionado en nichos de mercado internacionales. Disfrútelo como una buena alternativa a Chenin Blanc o Riesling, o incluso a los blancos secos ingleses, mientras aprecia su identidad vasca y atlántica única.

La selección del País Vasco de Ballesteros Torres: 10 txakoli top

Vinos mostrados por puntuación, en orden decreciente.

{}

{“wineId”:”52298″,”displayCase”:”estándar”,”paywall”:verdadero}

{“wineId”:”52299″,”displayCase”:”estándar”,”paywall”:verdadero}

{“wineId”:”52303″,”displayCase”:”estándar”,”paywall”:verdadero}

{“wineId”:”52301″,”displayCase”:”estándar”,”paywall”:verdadero}

{“wineId”:”52302″,”displayCase”:”estándar”,”paywall”:verdadero}

{“wineId”:”52300″,”displayCase”:”estándar”,”paywall”:verdadero}

{“wineId”:”52305″,”displayCase”:”estándar”,”paywall”:verdadero}

{“wineId”:”52306″,”displayCase”:”estándar”,”paywall”:verdadero}

{“wineId”:”52304″,”displayCase”:”estándar”,”paywall”:verdadero}

{“wineId”:”52307″,”displayCase”:”estándar”,”paywall”:verdadero}

{}

También te puede interesar

Txakoli: El estilo de vino español que tienes que probar

Una selección de los mejores vinos del norte de España

Deja un comentario